Alexis Falkas, escritor   «He vivido una experiencia similar a la de los actores de método»

Alexis Falkas, escritor
«He vivido una experiencia similar a la de los actores de método»

17 julio, 2018 0 Por Ellie D. Santiago

Nacido en Barakaldo en 1986, Alexis Falkas es un escritor caracterizado por su tendencia al cinismo y al humor negro. Su primera novela, Reflejos de absenta, fue finalista para el Premio Planeta-Casa de América del 2012, y posteriormente lanzada al mercado editorial bajo el sello de Círculo Rojo. En la actualidad, se halla inmerso en una serie de proyectos que incluye una novela, que se haya en proceso de corrección, y dos antologías de relatos.

El escritor Alexis Falkas. @AlexisFalkas

Hace ya año y medio que se publicó Reflejos de absenta. ¿Se han cumplido las expectativas que tenía cuando salió la novela?
Sí, pero eso se debe a que no tenía ninguna expectativa, así que fue sencillo. Si no tienes expectativas, es sencillo no quedarse corto con ellas.

La descripción del infierno que hizo en Reflejos de absenta es bastante dantesca. ¿Tenía algún propósito en particular al imaginarlo de esa forma?
Sobre todo, pretendía mostrar el delirio interno que el personaje sufría en ese momento y la transgresión entre lo real y lo ficticio; una especie de purgatorio mental.

Firma con el apellido del antagonista de la novela. ¿Se identifica usted con ese personaje?
Con ese y con todos, porque todos tienen un poquito de mí. O al revés, no lo sé porque no puedo concretar qué fue antes, si yo o los personajes. Cuando terminé de escribir la novela firmé con otro apellido. Luego lo cambié. Me parecía muy interesante que, si en la novela aparecía un escritor que asesinaba a escritores, a su vez el creador de ese escritor llevase su nombre. Al fin y al cabo, todo el libro es un juego, un juego entre realidad y ficción, con rupturas con la cuarta pared.

¿Cuándo tiene previsto publicar su próximo proyecto?
Debería haber salido de corrección la semana pasada así que, si todo va bien, espero poder llevarlo a maquetar en pocos días. En principio su salida está prevista para la campaña de la Feria del Libro, pero no es seguro que vaya a dar tiempo. Es un libro complicado, tanto a la hora de maquetarlo como por su estructura.

Parece una persona bastante autocrítica a la hora de corregir sus obras.
Así es. Cojo un mismo capítulo, lo leo una y otra vez, lo reescribo, lo vuelvo a leer, lo borro… Entre una cosa y otra, tardo bastante. Puedo llegar a necesitar años para corregir una novela.

Su estilo a la hora de escribir podría definirse como oscuro, bastante tétrico incluso. ¿Tiene influencias de Edgar Allan Poe o de algún otro escritor similar?
Sin duda. De toda la generación: Lovecraft, Shelley, Stoker… Toda la literatura gótica inglesa en general. La literatura rusa también me ha influido, y el cine también tiene mucho que ver, sobre todo el cine negro.

¿Y acerca de sus preferencias? ¿Qué autores le gustan?
Es difícil decirlo, sobre todo porque recordar nombres se me da fatal. Orwell lo tengo que mencionar sí o sí; Nabokov me parece imprescindible y Hemingway me gusta mucho, pero en pequeñas dosis. En general me llaman la atención los libros que cuesta mucho leer, como La Divina Comedia.

¿Qué puede contar acerca de su próxima publicación?
Es una maravilla, me ha vuelto loco. ¿Han oído hablar de los actores de método? He vivido una experiencia similar a la de ellos. Tengo ansiedad social, los eventos en los que hay mucha gente me hacen sentir fatal. Me pasó en la Feria del Libro de Madrid, y aproveché para crear el personaje de Elías, el protagonista. Acabé tan inmerso en el proyecto que perdí 20 kilos. Ha sido un libro muy complicado de escribir. Me ha llevado a una locura mental absorbente, a crear un mundo interior cada vez más profundo, como una espiral: no hablar, no relacionarme con la gente…. Salía a dar paseos por las noches para no encontrarme con nadie. No lo recomiendo, en verdad.

Segunda edición de Reflejos de absenta.

¿Se asemejará a Reflejos de absenta?
No; será algo totalmente diferente. Mi intención con este libro era reflexionar acerca de qué es lo que puede llevar a un ser humano a llegar a un punto donde nadie se pensó que en un principio podría llegar. Elías es un loco, un nihilista, una persona horrible con una historia muy definida, llena de obsesiones. Mientras escribía la historia, Elías se enamoró: apareció el personaje de Carla, otro agujero negro. Chocaron entre ellos, y de ahí surgió una colisión de asteroides que no dejaban de danzar. Por eso el libro se llama La danza de los agujeros negros: constituye un choque entre dos protagonistas en proceso de autodestrucción, una experiencia poco recomendable para vivirla como propia. En sus inicios la novela iba a ser una especie de reinterpretación de El guardián entre el centeno, pero finalmente ha salido algo totalmente distinto, pese a que Elías tenga obsesión por los códigos y la propia novela vaya a estar llena de ellos.

En su blog hay varios relatos publicados. ¿Tiene pensado elaborar una antología?
Tengo dos preparadas. Una se va a llamar El jardín de flores muertas, y va a recoger los relatos más lúgubres, los más inspirados en Poe y semejantes. El otro, La cara oculta de la luna, se va a componer de relatos más bien psicológicos.

¿Qué hay de los poemas que también tiene publicados en el blog?
Tengo pensado meter alguno entre mis obras, pero poemarios estoy totalmente seguro que no voy a publicar nunca, porque me dan mucho respeto y no me considero poeta. Voy a muchos eventos de poesía, muchos amigos míos son poetas, pero yo escribo en verso solo cuando me apetece, y el 99% de los poemas que escribo los elimino, porque me dan vergüenza.

¿Se considera escritor de brújula o de mapa?
Mitad y mitad. Sí que es verdad que planifico mucho mis proyectos, pero no sigo esas planificaciones a rajatabla. Mientras escribo es inevitable que se me ocurran giros, o elementos nuevos que añadir, incluso saco ideas de cosas que veo a diario en la calle. También es frecuente que, mientras escribo, me vengan ideas de otros proyectos a la cabeza y decida integrarlas en lo que esté escribiendo en ese momento.

Díganos, si tuviera que escoger un libro que, a su juicio, todo el mundo debería leer, ¿cuál sería?
Los hermanos Karamázov, de Dostoievski.